La depilación duradera y sin dolor es posible gracias a Rowenta

Baños, masajes… Los rituales de belleza son momentos que nos dedicamos a nosotros mismos para disfrutar de la tranquilidad más exquisita y las fragancias más deliciosas.

Sin embargo, siempre hay una excepción que confirma la regla. En este caso, la excepción es la depilación. Cabe decir que, en ciertos casos, las desventajas son numerosas: el proceso lleva mucho tiempo, no siempre es efectivo y además, es doloroso. En pocas palabras, antes de irse a depilar hay que prepararse psicológicamente y tener mucho tiempo por delante.

  • ban-painless-epilation-grey.jpg
  • ban-painless-epilation-blue.jpg

Todas hemos intentado distintos métodos para deshacernos de los odiosos pelos.

Incluso hay varias técnicas que se llevan a cabo con cera, miel y azúcar. Pero aunque sean en general efectivas, estas requieren un periodo de aprendizaje previo, además de un cierto talento para las manualidades. Si se utilizan a una temperatura demasiado alta, pueden quemar la piel; en cambio, si se utilizan a una temperatura demasiado templada, no llegan a ser del todo eficaces. Y de los restos que se tienen que quitar después mejor no hablar... Esas son las razones principales para usar depiladoras eléctricas, pues son prácticas, de uso sencillo y están diseñadas para que te puedas depilar fácilmente. Aun así, es innegable que la depilación va siempre acompañada de dolor.

Ya no, porque Rowenta utiliza distintas técnicas para que esta operación se lleve a cabo de la manera más sutil.

Made in Rowenta

En primer lugar, existe la tecnología Soft Sensation. Esta tiene un exclusivo cabezal Soft Sensation que vibra para insensibilizar la piel. Además, gracias al flujo de aire frío calmas la piel. De esta forma conseguimos mitigar el dolor para una experiencia de depilación más agradable.

La gama Wet & Dry se ha desarrollado teniendo en cuenta que la piel está menos sensible y es más suave cuando está en contacto con el agua. Como resultado, Rowenta ha creado una depiladora eléctrica que se puede utilizar en la ducha o en el baño. La depilación no solo es efectiva, sino que además es menos dolorosa. Para terminar, es muy importante saber que si se utiliza bajo el agua, el proceso es más rápido. Una vez fresca y relajada, podrás hidratarte la piel y disfrutar de dos o tres semanas sin vello.

Si quieres conseguir una depilación más duradera, lo mejor es optar por depiladoras de luz pulsada con IPL (Intense Pulse Light). Estas están inspiradas en los aparatos utilizados por los profesionales de la belleza: no llevan micropinzas incorporadas, sino que utilizan un haz de luz que se concentra en el vello y lo elimina de raíz.

¿Sabías que...?

Las depiladoras con IPL utilizan un haz de luz que elimina el pelo desde la raíz.

Para ser más precisos, es la melanina del vello la que atrae los haces de luz y los conduce hasta el folículo piloso para que la luz lo destruya. Como las depiladoras de luz pulsada solo eliminan los pelos que ya han salido, es necesario realizar varias sesiones en casa para erradicar por completo todo el vello no deseado. Así, gradualmente iremos logrando una piel suave y perfectamente depilada. Pese a que no se trata de una depilación definitiva, los pelos no vuelven a salir hasta al cabo de varios años. Otra ventaja es que esta tecnología no daña la piel ni causa en ella alteración alguna. La podemos utilizar en cualquier parte del cuerpo, incluidas las zonas más sensibles. Para terminar, el tratamiento depilatorio con luz pulsada no causa ningún dolor.