Ventiladores silenciosos para conseguir un ambiente fresco y agradable

El confort de un hogar no reside tan solo en su decoración o su diseño interior, sino que también depende de su ambiente. Lo que más nos gustaría sería convertir nuestra vivienda en un remanso de frescor estival, cuyo ambiente fresco pudiéramos llevarnos a cualquier parte de la casa y cuya potencia pudiéramos regular a nuestro antojo.

  • ban-silent-fans-grey.jpg
  • ban-silent-fans-blue.jpg

En general, elegimos los ventiladores basándonos en dos criterios principales.

El primero de ellos es su eficacia para refrescar el ambiente. Esta depende no solo de la longitud de las aspas, y en consecuencia, del diámetro del cabezal del aparato, sino también de la potencia del motor. Un consumo energético de 60 vatios como mínimo garantiza una ventilación eficaz.

El segundo criterio es el ruido que generan. Es difícil que disfrutemos de un ambiente fresco si tenemos un ventilador que no nos deja escuchar la televisión o no nos deja dormir.

Made in Rowenta

Rowenta ha tenido en cuenta ambos criterios para diseñar la gama de ventiladores Turbo Silence. Equipados con un motor de 70 vatios y un ventilador de aspas, con 40 cm de diámetro, son capaces de mover un volumen de aire de 80 m³ por minuto. Con semejante potencia, son eficaces incluso si se colocan en estancias más espaciosas. La función de oscilación automática combinada con las 4 velocidades permiten que el ventilador se pueda regular según las necesidades de cada cuál y dependiendo de la zona que se desee refrescar.

El segundo aspecto que los diseñadores de Rowenta han tenido en cuenta es la intensidad de ruido. Con sus 50 decibelios correspondientes a la primera velocidad, los ventiladores Turbo Silence son extremadamente discretos, por lo que se pueden usar de noche y no impiden conciliar el sueño. Los ventiladores silenciosos se venden con dos soportes distintos: una base o un pie. La base sirve para que se pueda colocar sobre una mesa o escritorio, mientras que el pie sirve para regular su altura desde el suelo. Resulta muy práctico, pues se puede utilizar en la sala de estar, junto al sofá o también en la cocina, sobre un taburete.

Una de las ventajas que a menudo olvidamos es que los insectos voladores no pueden competir con un ventilador, pues este es demasiado potente para las alitas que tienen. ¡Pobrecitos! Casi nos daría pena por ellos si no fuera porque esto significa que así no pueden darse un banquete a nuestra costa. Dicho de otro modo, el ventilador es una manera simple de protegerse de las desagradables picaduras de insectos de las cálidas tardes veraniegas. Para potenciar este efecto, Rowenta ha diseñado el ventilador Turbo Silence Protect con función antimosquitos, que consiste en un compartimento para colocar tabletas insecticidas. Además, también propaga el efecto repelente de estos productos. El modelo más sofisticado de la gama

está también equipado con un panel de control electrónico que se puede retirar y usar como mando a distancia.

En pocas palabras: es extremadamente eficaz para refrescar el ambiente, genera un ruido mínimo y limita sus movimientos para que puedas echar una siesta como es debido.

* Estudio de usos, hábitos y actitudes de compra, 896 personas (Brasil, noviembre de 2011).